Quiero ser mía y ser de ti

Cuando tenemos una relación, muchas veces caemos en esos lugares comunes de decir “soy tuya, eres mío”. A pesar de que sean frases ya hechas y que las decimos por el amor y la pasión del momento, pues finalmente son expresiones de conductas posesivas. Entonces en algún momento llegan exigencias que arruinan la relación. Por ejemplo: salir con tus amigos o ser tú misma, de pronto son cosas que ya no puedes hacer. Quizás empiece a limitar tu forma de vestir o de hablar. Entonces, mejor evitemos este tipo de situaciones y decretemos que primero somos nuestras. Así podemos entregarnos a alguien que desde un inicio debe saber que le compartirás parte de tu vida pero que esa vida es tuya. Así que decirle “quiero ser mía y ser de ti” es indispensable, con palabras y con acciones.

Esta vida es mía y la quiero compartir contigo

  • Te quiero tanto que quiero pasar mis días contigo. Debes saber que algunos días solo tengo humor para salir con mis amigos y otros en los que quiero compartir esos momentos contigo. No siempre es así, ni espero que lo sea de tu parte. Cada uno tiene un espacio y debemos respetarlo porque no somos propiedad uno del otro.
  • Aunque no vayamos a todas partes juntos, yo pienso en ti y confío en que tú lo haces. Así que no hay razones para celarnos y enfadarnos. Hay momentos para todo y debo seguir cultivando mis amistades, familia y proyectos sin dejarte a ti de lado, ni viceversa.
  • Quiero que tengamos una relación exclusiva porque ésa es la forma en la que yo concibo una relación amorosa. Así saber que soy la única mujer a la que amas y deseas, mientras que tú estarás seguro de que eres correspondido de la misma forma de mi parte.
  • Para mí es indispensable hablar sobre mis ideales y exponer mis opiniones. Me gusta hablar contigo de cualquier tema y abrir una discusión sana y nutritiva. Así que ten por seguro que no te atacaré por pensar diferente y espero que podamos coincidir en esto.
  • Yo sé que me enamoré de ti por ser como eres y tú de mí, pero debemos saber que la gente cambia. También hay cosas que difícilmente se mueven pero decidimos estar juntos. Entonces, así, juntos debemos construir algo aunque eso nos haga cambiar detalles de nuestra personalidad. Por eso digo quiero ser mía y ser de ti.