Para los niños: zapato que crece

Existen más de 300 millones de niños sin zapatos. Viven en zonas donde se batalla con la higiene y están expuestos a enfermedades y parásitos transmitidos por el suelo. Además, muchísimos más tienen zapatos que no son de su talla. Así que las donaciones no son la solución, pues al ser niños, sus pies siguen creciendo. Después de un año los zapatos no les quedan y es la misma historia otra vez.

Iniciativa: el zapato que crece

shoes

Este sandalia de plástico resistente se puede ajustar a cinco tallas diferente y tiene al menos ese tiempo de vida. El objetivo de este diseño es ayudar a niños de escasos recursos. La idea de su fundador le surgió en Kenia. Cuando caminaba hacia la iglesia vio a una niña con zapatos demasiado pequeños para ella. Entonces pensó: “¿No sería genial si hubiera un zapato que se pudiera ajustar y ampliar para que los niños siempre tengan un par de zapatos?”. Así comenzó esta increíble iniciativa que ayuda a estos niños a mantenerse sanos y da el siguiente paso hacia el futuro.

Cómo funciona

shoe

El zapato que crece es un diseño patentado de un innovador zapatos que se ajusta a lo largo y a lo ancho. Fue desarrollado con la ayuda de varias firmas de diseño de calzado. Además de estar inspirado en la retroalimentación de aquellos que lo necesitan. El zapato viene en tres tamaños: joven pequeño, joven grande y adulto.

Este calzado está fabricado con materiales de alta calidad: hule comprimido (parecido al de una llanta de coche), velcro antibacterial y no tiene ninguna pieza que se le pueda romper. Así, por medio de broches de presión se puede ir ajustando al tamaño necesario como lo ves en la imagen.

Un fabuloso proyecto, altamente funcional, útil y que sin duda generará un cambio en niños de comunidades necesitadas, ¿no lo crees?