Mules: cómo y cuándo llevar cada tipo

Los mules son los nuevos zapatos que están conquistando el corazón de todas. Son una combinación de sandalia y zapato cerrado, así que es posible que surjan dudas sobre cómo usarlos. ¡Lo cierto es que son comodísimos y nos encantan! Para no errar, aquí te decimos cómo y cuándo llevar cada tipo de mules.

Ya pueden considerarse un básico

  

A partir de ahora, ya no pueden faltar unos en tu clóset. Los mules pueden sacarte de apuros a la hora de vestir, especialmente cuando no sabes qué ponerte. Van con pantalón, vestido, short o falda. Son geniales para esos meses cuando ya no hace tanto calor, pero aún no es invierno; es decir, para el otoño. O si vives en una ciudad de clima cambiante, estos, son la mejor opción.

Me, me, me pongo mis jeans

Los mules quedan estupendos con unos jeans, pero también encajan increíble si lo que quieres es un aspecto más formal. Póntelos con un pantalón de vestir, una camisa y un blazer. Si quieres verte más formal, elige unos mules de tacón y si quieres algo más casual y relajado, entonces unos tipo flats. La magia de estos zapatos, ¡es van con todo! Hay de todos los estilos y estampados, si eliges de estampados, entonces busca combinarlos con prendas neutras. Unos jeans y una t-shirt o camisa blanca, por ejemplo. El punto es que tu look se vea balanceado.

Las minis y los mules se llevan muy bien

Los negros de tacón ancho y suela destalonada vienen con todo. Son el complemento ideal para las minifaldas. Y si eres de las chicas que no usan tacones, esta es a solución perfecta. Dan el efecto de alargar tus piernas, sólo que esta vez estarás más cómoda que nunca. Si eliges llevarlo con una falda larga, cuida su largo. Fíjate que siempre quede por encima de los tobillos para que los mules puedan lucir como es debido.

¿Cuáles te gustan más?