Preguntas picantes de sexo; ¡querrás saberlas todas!

Hay una película que se llama Todo lo que usted quería saber sobre sexo, pero temía preguntar. En nuestro artículo el título varía pero la esencia permanece. Todos quisiéramos conocer las respuestas a las preguntas picantes de sexo, pero nos da pena plantearlas. No nos atrevemos por temor o porque simplemente creemos que no vale la pena pasar un momento embarazoso. No obstante, en cuestión de sexo las preguntas picantes cobran relevancia. Simplemente porque saber las respuestas podría ayudar a temer una vida sexual placentera. Así que vale la pena preguntarlo todo.

¿Por qué nos aburrimos de acostarnos con el mismo tipo?

Muchas mujeres no se atreven a decirlo en voz alta, pero a casi todas nos pasa. Ese chico que te hacía mojar las bragas con solo verlo, de pronto dejó de ser tan interesante. Esto no quiere decir que ya no te guste o que si es tu pareja hayas dejado de amarla. Simplemente tus hormonas volvieron a la normalidad. Al principio de una relación hay un coctel de hormonas que te hacen actuar como una adolescente. A medida que la relación va madurando, ese deseo se van diluyendo. Es decir, tu cerebro ha tomado partido en la relación y le ha mandado a tu cuerpo la señal de que se comporte.

¿Por qué cuesta trabajo llegar al orgasmo mediante la penetración?

De las preguntas picantes de sexo esta es una de las más frecuentes. Como siempre lo he dicho, el orgasmo es de quien lo trabaja. Sin embargo, no sólo tú debes trabajar para alcanzarlo, también pon a trabajar a tu pareja en el asunto. Según los datos duros, 76% de las mujeres necesitamos estimulación del clítoris para llegar al orgasmo. No se vale entonces que tu pareja sólo llegue a desenfundar el arma y espere a que lleguemos al orgasmo solas. Pónganse creativos y juguetones. Además, no es tan difícil, el clítoris es el único órgano creado para dar placer total. ¡Aprovechen tal regalo de la naturaleza!

¿Puede un hombre ser alérgico al condón?

Naaaah, naaah, naah, noooo… No dejes que tu chico tome el control en el sexo. El sexo sin condón puede ser más placentero para ambos, pero las posibilidades de infecciones y ETS se multiplican. ¿Por unos minutos de placer una vida de infierno por enfermarte? ¡NUNCAAA! Decir: “Soy ‘alérgico al condón'”, es una de las excusas más comunes que ellos usan. No te dejes chantajear, nada de “no me queda”, “no me ajusta” o “me irrita”. Si dice que tiene alergia, bienvenido al 2018,  ya hay condones de poliuretano para chicos con “alergias”. Piensa que al tener al sexo sin protección estás cediéndole todo el poder a él, el de tu salud y de tu placer.

¿Cuál es la diferencia entre un pene de carne y uno de sangre?

¿Te quedaste con cara de what!? Sí esta es la primera vez que escuchas estos dos términos, seguro. No te sientas mal, muy pocas lo saben. Los penes no sólo dependen de su forma, existe una preclasificación. Por un lado están los penes de carne y por otro los penes de sangre. Los penes de carne son aquellos que al estar en reposo, ya tienen un tamaño bastante considerable y cuando están erectos, no cambian tanto de tamaño. Por otro lado, los penes de sangre son aquellos que pueden verse diminutos en estado de reposo pero, (¡oh sorpresa!) erectos adquieren otra dimensión. Así que ya sabes, no te dejes llevar por las apariencias.