Mitos del sueño que debes dejar de creer según varios estudios científicos

Durante mucho tiempo los seres humanos hemos vivido fascinados con el misterio que existe detrás de los sueños. Estas son algunos de los mitos del sueño que debes dejar de creer.

“Debes dormir ocho horas todos los días”

Siempre nos  han dicho que la cantidad ideal de sueño son ocho horas. Sin embargo, según algunos estudios las horas de sueño varían de acuerdo al individuo. Se estima que se necesitan de seis a nueve horas de sueño para reparar nuestro organismo. No obstante, se ha visto que las personas que duermen menos de cinco horas pueden sufrir depresión además de aumentar el riesgo de síndrome metabólico.

“Los terrores nocturnos y las pesadillas son lo mismo”

Antes se creía que las pesadillas y terrores nocturnos eran la misma cosa. Hoy en día se sabe que difieren mucho entre sí. Mientras las pesadillas suelen ser episodios que todas las personas hemos tenidos alguna vez en nuestra vida. Los terrores nocturnos solo afectan al 1% de la población. Estos son experiencias más vividas y extrañas que no suelen recordarse a la mañana siguiente.

“Las siestas te pueden volver improductiva”

Este es uno de los mitos del sueño que en verdad debemos dejar de creer. De hecho, las siestas durante el día pueden mantener tu estado de alerta. Es decir, pueden ayudar a que te vuelvas más productiva. Para esto es preciso que las tomes durante las primeras horas de la tarde, de lo contrario puede alterar tu ciclo del sueño.

“La parálisis del sueño la sufre todo el mundo”

Falso. La parálisis del sueño solo le ocurre al 8% de la población en general. Además, es una condición que dista mucho de ser una situación paranormal. Si quieres saber lo que pasa durante la parálisis del sueño no dejes de leer esto.

“El alcohol te ayuda a dormir”

Terminar tu día con una buena copa de vino suena bastante tentador, pero numerosos estudios apuntan que el alcohol puede arruinar tu noche de sueño. De hecho, puede hacer que despiertes varias veces por la noche. No es la bebida más recomendable para antes de ir a la cama.