Diferencias entre el porno y el sexo real… ¡no te confundas!

Tanto las películas porno como las películas románticas nos han creado una falsa idea de cómo se desarrolla una relación. Seguro sabes de lo que hablo… Y en caso de que no sea así, conoce las grandes diferencias que hay entre el sexo real y la ficción.

Porno

  • Todo es maravilloso. En las películas muestran a una pareja escultural, tanto él como ella. El escenario es perfecto y la historia se da de manera maravillosa.
  • Dormir es perfecto. A la hora de ir a la cama todo es perfecto, de acuerdo al porno. Dormir es un cuento de hadas, en el que nadie se mueve del lugar en el que se acuesta.
  • El aspecto físico permanece impecable. La mejor parte viene al despertar, pues se muestran extrañamente impecables los dos. Ella maquillada y peinada, y él apuesto, como si el almohadazo no hubiera hecho de las suyas.
  • Hay besos al despertar. Sin pensar en el bendito aliento matutino se dan unos besos que lo quitan.
  • Inician en cuanto amanece. Así, sin más ni más, empieza la acción. Ni siquiera van previamente al baño o mínimo se lavan los dientes.
  • La excitación se da de manera inmediata. Si el acto sexual se da en un lugar público, muestran a la pareja sumamente excitada desde el principio.
  • El hombre jamás se cansa. Ellos pueden tener uno, dos o más rounds sin ningún problema.
  • Sexo de una noche = “Amor para toda la vida”. ¡Ups! lo peor es que muestran parejas que después de un encuentro, viven felices para siempre.

Sexo real

  • No todo es perfecto ni maravilloso. El sexo real puede ser la mejor o la peor experiencia, incluso con el chico de tus sueños.
  • Dormir no es nada lindo. Si te quedas a dormir a su lado, comprenderás que será una lucha por la cobija y que tal vez recibas una patada o manotazo.
  • El aspecto físico es completamente diferente de la noche a la mañana. Despiertan despeinados, con lagañas y mal aliento.
  • Aliento matutino. Justamente el mal aliento puede ser el primer freno para que no quieran intimar nuevamente en cuanto comience el día.
  • Necesidades fisiológicas. Antes que la pasión, lo que quieres es ir al baño para que tu cuerpo libere las toxinas de la noche.
  • La excitación no es instantánea. Para que se dé la lubricación necesaria, el juego previo es realmente importante.
  • El hombre se cansa y tiene que hacer pausas. No es una máquina sexual, por lo que tiene que haber un respiro entre encuentro y encuentro.
  • El sexo casual rara vez genera un compromiso real. Seamos sinceras, el sexo casual es muchas veces sólo eso. Sexo, sexo y nada más. No esperes una llamada o algún detalle romántico cuando tienes un encuentro así.