Cómo combatir la resequedad de tus manos

Lavar nuestras manos es una de las indicaciones más simples que debemos llevar a cabo día con día. Sí, esto ayuda a mantener nuestra higiene y nos protege de algunas enfermedades. Lo malo es que pocas veces nos dicen que el exceso de agua en nuestras manos tampoco es tan bueno como pensamos. Para combatir la resequedad que se puede ocasionar, te daré un super secreto. 

Evita propagar virus

En todo momento, sin importar si estamos enfermos o no, es importante lavar nuestras manos. Lo malo es que conforme pasa el tiempo, las manos se empiezan a poner ásperas, resecas e incluso puedes sentir mucha comezón. Esto se debe al uso frecuente de químicos y también el exceso de agua. Bien dicen que todo en exceso también es malo, incluso aunque lo hagas por un bien.

Qué hacer para combatir la resequedad

Es importante que cada vez que laves tus manos, lo hagas con agua a temperatura ambiente. Evita los jabones con fragancia porque son los que más dañan la piel. Cuando termines de lavar tus manos, sécalas por completo y aplica crema hidratante. Además de esos sencillos pasos, es importante que cada dos días exfolies tus manos para eliminar las células muertas. Cómo lo puedes hacer: mezcla un poco de azúcar con miel y aplica en tus manos. Si prefieres, usa un poco de yogur natural y avena para resultados óptimos.

Al exfoliar, también es recomendable que cuides de tus uñas porque ahí también se ven los daños que recibe tu piel.  Si aún con las mascarillas sientes que no es suficiente, aplica alguna crema muy grasosa por las noches para que le devuelva la hidratación a tu piel. Considera también cambiar de productos en caso de que veas que el daño es mucho, pues lo más importante además de la higiene, es el cuidado de tu piel.